Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

Economía

 

Las economías centroamericanas tuvieron un crecimiento económico importante entre 1950 y 1980, mismo que permitió que su PIB per cápita creciese de manera sostenida en dicho lapso. Sin embargo, a partir de 1980, al igual que México y su región Sur-Sureste, tuvieron una desaceleración importante. Dentro de la región, las economías de Costa Rica y Panamá resultaron las mejor libradas.

 

Figura A1.37. Producto interno bruto en Centroamérica

(millones de dólares de 1990)

 

 

En 1996 Guatemala generó poco más de la cuarta parte del producto centroamericano. A Panamá, Costa Rica y El Salvador les correspondió casi un 20% a cada uno.

 

Figura A1.38. Distribución del producto interno bruto en Centroamérica en 1996 (por ciento)

 

En 1998 Panamá, Costa Rica y Belice tuvieron un PIB per cápita superior a los 2,000 dólares anuales (en el caso del primero el PIB per cápita fue incluso ya cercano a los 3,000 dólares), cifra similar o algo mayor a la correspondiente de la mayoría de los estados del Sur Sureste de México. En los otros cuatro países de Centroamérica el PIB per cápita fue entonces, o bien ligeramente superior a los mil dólares o bien francamente inferior a dicha cifra. El caso extremo es Guatemala, donde apenas alcanzó 600 dólares.

 


Figura A1.39. Producto interno bruto per cápita en 1998

(dólares constantes de 1990  por habitante)

 

 

En Centroamérica el sector primario sigue generando una parte importante del producto interno bruto total (casi la sexta parte del mismo). El país de la región cuya economía es más dependiente de la agricultura es Nicaragua (ahí al sector primario le corresponde la tercera parte del PIB total); el menos dependiente del sector agrícola es Panamá (contribuye con un 8% del total). Esta participación del sector primario (aún la de Panamá) es muy elevada comparada con la de los países más desarrollados y muestra que las economías de la región están aún poco industrializadas. La alta dependencia de Centroamérica en los productos primarios, donde en general el valor agregado por unidad de volumen es bajo, y su escasa industrialización ha mantenido una situación en el comercio exterior de la región con términos de intercambio negativos.

El sector secundario genera poco más de la quinta parte del producto centroamericano. Los países que muestran mayor grado de desarrollo industrial dentro de la región son Honduras, el Salvador y Costa Rica, donde éste genera cerca de la cuarta parte del producto total. Con todo, los países que más contribuyen al producto regional del sector secundario son Guatemala, Costa Rica y El Salvador. El primero de estos países es, sin embargo, el menos industrializado de la región en términos relativos.

El sector terciario de la región contribuye con un 61% al producto total de la región. Esta cifra es algo menor que la correspondiente en la región Sur Sureste de México. Al interior de la región el país donde los servicios contribuyen en mayor medida a la generación de la riqueza es Panamá, donde el sector terciario representa casi tres cuartas partes del producto total (74.5%). El país de la región con un sector terciario menos desarrollado es Nicaragua, donde este representa apenas el 43.6% del producto total.

 


Figura A1.40. Distribución del producto interno bruto por sectores en 1996

(cifras como por ciento del PIB total)

 

 


Figura A1.41. Distribución del producto interno bruto por sectores en Centroamérica en 1996 (por ciento)

 


CONTINUAR